LA TÉCNICA DEL SHIBORI

El Shibori en japonés significa: retorcer, apretar, presionar, amarrar, y se trata de una
técnica muy antigua donde se “bloquean” ciertas zonas de la tela para evitar que sean
teñidas. Este bloqueo se puede hacer de diferentes maneras: anudando, atando,
frunciendo, doblando, enrollando, presionando o cosiendo la tela. Cada técnica tiene un
nombre diferente.

La tela doblada, arrugada o cosida toma volumen mediante la
técnica de amarrar o anudar con la intención de reservar ciertas partes de ella antes de
someterla al proceso de teñido. Cuando la tela está ya teñida, estas partes quedan
estampadas con sus característicos diseños de contornos suaves y textura arrugada.

¿Qué efectos puede lograr?
Lo atractivo de esta técnica es el grado de imprevisibilidad que tiene, ya que dentro
del efecto que se quiere lograr se pueden obtener resultados inesperados e
impactantes. Por ejemplo se puede dar un efecto multicolor al bloquear un área para
poner color en la zona expuesta, y después se hace lo mismo con la zona ya teñida,
bloqueándola para teñir la que se bloqueó primera. Las opciones son infinitas.

Estas son algunas técnicas de Shibori:
-Mokume: Las zonas bloqueadas se obtienen cosiendo líneas rectas y frunciendo
(líneas paralelas y efecto visual de arrugas, producido por los pliegues de la tela).

-Kanoko shibori: se conoce en Occidente como tie-dye. En esta técnica se unen ciertas
partes de la tela para obtener el patrón deseado. En el shibori tradicional se utiliza hilo
para realizar las uniones. El patrón que se obtiene depende de cuán fuerte se unan las
partes de la tela y de dónde se realicen las costuras. Si se unen porciones aleatorias de
la tela, el resultado será un patrón de círculos distribuidos de manera aleatoria. Si
primero se dobla la tela y después se une, los círculos resultantes tendrán un patrón
según donde se hayan realizado los pliegues.

Itajime: Esta técnica se basa en el uso de plantillas y plegado simultáneo para realizar
el bloqueo: limita el paso de la tintura a través de nudos, atados y distintos obstáculos
cuya utilización caprichosa, forma un juego entre el tinte y el tejido utilizado.

-Bomaki: El bloqueo se hace comprimiendo el tejido, que se pliega sobre un tubo de
plástico. (se caracteriza por la tinción en franjas o bandas de los tejidos)

-Arashi: Se utiliza un tubo de plástico, se comprime sobre el tubo y se presiona con
hilo. La tela está siempre en diagonal.Significa “tempestad” en japonés, y a esta
técnica se llama así porque da un efecto como que la tela fue atravesada por ráfagas.

-Tie-Dye: Se logra torciendo la tela en espiral, enrollando y aplicando el color por zonas
(dependiendo de cómo se la ate, derivará en los más variados patrones)

-Ori- Nui: se trata de coser siguiendo una línea ondulada, fruncir y atar (Los efectos
que produce el Nui son determinados por el tipo de puntada, por los dobleces y por el
curso de las costuras, que se pueden aplicar de manera paralela, curva, rectas, etc.)

-Kumo: el bloqueo se hace por plisado y prensado (da efectos de espiral de tela de
araña)

Se puede aplicar en cualquier tela, como seda, terciopelo, algodón, fieltro e incluso
papel! Y lo mejor es que se puede experimentar con este técnica, tanto con los
materiales como con el color, o hasta mezclando diferentes técnicas en una misma
tela. Los diseños que se pueden lograr son innumerables, lo que le da a la prenda un
toque de originalidad y diferenciación con respecto al resto