Nuestra profesora del Workshop de seda nos explica muy bien los diferentes tipos de seda y un poquito de su historia.

El proceso de la seda se inicia cuando la mariposa pone de 300 a 600 huevos en el curso de siete días.
Los gusanos que nacen han de comer grandes cantidades de morera para convertirse en adultos en unos 32 días. La hilatura de seda consiste en devanar el hilo del capullo de una manera parecida a como se hacía con una madeja, sumergiendo en agua a 90º después se cepilla para poder encontrar el cabo exterior del hilo y en un recipiente con agua a unos 40/50º se juntan los cabos de ocho capullos.
La longitud normal de un hilo es de 600 a 1200 metros, aunque en algunos casos puede alcanzar los
4000 metros.

La seda es un filamento continuo natural (la única fibra que la Naturaleza proporciona ya hilada), es una fibra sólida y de diámetro regular. Por ser una fibra tan cara, se aprovecha al máximo su rendimiento. Para ello, una vez hilado el filamento, los desperdicios (capullos en los que el gusano ya ha salido, restos de filamento del devanado) se tratan para volver a hilarlos y los últimos restos no aprovechables para el hilado, todavía se utilizan para buatas y otros rellenos.

Los distintos tejidos de seda

La seda es un tejido de calada, es decir, se realiza en un telar y se obtiene mediante el cruzamiento y
enlace de dos series de hilos textiles, una longitudinal a éste (urdimbre) y otra transversal a éste (trama).
Los tejidos de seda, siendo de calada, están definidos por una serie de ligamentos, que es la forma en que la urdimbre y la trama se entrecruzan en cada pasada de la lanzadera del telar. Estos ligamentos definen el patrón del dibujo que harán los hilos del tejido. Así, los diferentes tipos de sedas están determinados por la forma en que están tejidos e hilados.
El torcer más o menos los hilos determina algunas de sus características: una torsión ligera
proporciona telas de superficie suave; los hilos muy torcidos producen tejidos de superficie dura,
resistentes a la abrasión y menos propensos a ensuciarse y arrugarse; los tejidos hechos con hilos muy
torcidos encogen más.

El Habotai o seda Pongée: En el telar casero chino llamado Pen-shi, de aquí su nombre, se hacía una
tela de seda de mediana calidad (en Europa llamada seda pongée, que se importaba también hilada para tejer en Francia, Italia, etc.). En Europa, la seda pongée es un tafetán de seda: un tejido blanco, ligero y un poco brillante, de trama simple y peso variable, textura lisa, tupido. Asequible y suave, el vapor y el lavado en seco mejoran su brillo y tacto.
Es el más común para pintar, y tiene una buena relación calidad-precio.

La Mousseline: La muselina es un tipo de gasa llamada así por tener su origen en la ciudad de Mosul.
Aunque originalmente se realizaban en algodón, hoy en día se fabrican en seda para tejidos aplicables a
blusas o vestidos, en especial a los que llevan drapeados o vuelos.

Crepe de china: también llamado crespón del latín crispus, ensortijado, rizado. Es un tejido de
seda cuya urdimbre está más retorcida que la trama, lo que le confiere un característico aspecto estriado. Su superficie es arrugada y mate. Existen diferentes tipos: Crespón marroquí, crepe georgette, crespón de china. Este tipo de seda absorbe gran cantidad de tinte y por ello confiere una gran riqueza y profundidad a los colores. De gran durabilidad y resistencia a las arrugas. Utilizada para bolsas, bolsos y bufandas mediante un crepe de china pesado y muy utilizada para vestidos de mujer ligeros, camisas, chales y pañuelos. Ideal para todo tipo de ropa y decoración.

Crepe de Satén: También llamado Charmeuse o piel de ángel. Generalmente cuando pensamos en seda
tradicional tenemos este tejido en mente. Una parte es un crepe aplanado con trama encrespada y mate y la otra satinada y brillante. Los colores muestran toda su viveza e intensidad. Es muy versátil, elegante, de un peso medio y cierta elasticidad. Tiene una buena caída y la trama y ruido que ofrecen son muy
tupidos.Funciona bien para las bufandas, blusas y ropa interior, faldas y vestidos de noche. También
como base de cuadros decorativos.

Por otro lado el satén, satin o raso es de tacto suave y grueso con un brillo espectacular.

El próximo Viernes 23 de noviembre tendrá lugar un workshop impartido por Nathalie Rousselet de iniciación a la pintura en seda natural

Y el sábado 24 de noviembre tendrá lugar el workshop de pintura en seda natural avanzado.

Toda la información en el siguiente enlace:

Iniciación

Avanzado